sábado, 26 de marzo de 2016

Monas de Pascua 2016

Hola de nuevo a todos. Después de unos días de gripe y catarro todavía no bien curados, acudo de nuevo a mi cita con vosotros. Perdonadme que estos días haya estado un tanto ausente del blog, solo he hecho un esfuerzo para publicar la receta de las torrijas, porque son de esos dulces típicos que solo consumimos durante unos días al año, y... o bien se publican en estas fechas, o luego tienen que esperar hasta el próximo año.
Disculpas también a mis colegas, por no pasar de visita por vuestra cocina, espero ponerme pronto al día y ver todas las cosas ricas que habéis preparado estos días en los que he estado ausente.
Y sin más, vamos ya con lo que nos ocupa, una nueva receta, en este caso la “Mona de Pascua” que en mi tierra llamamos “Bollo de Pascua”, y es costumbre que se lo regalen los padrinos a los ahijados el domingo de Pascua o Resurrección, es decir, tal día como mañana.
Básicamente se trata de un pan dulce muy parecido al Roscón de Reyes, es decir, un pan tipo brioche, que se decora para la ocasión con pollitos de chenille, plumas, conejitos, anises de colores, algún chuche, etc. Más abajo os pongo fotos para que veáis cómo he decorado este año las Monas de Pascua por si os puede aportar alguna idea.
Ahora os dejo con la receta
Ingredientes (para 1 mona grande y 2 pequeñas):
-100gr. de leche entera
-4 huevos
-180gr. de azúcar
-10gr. de sal
-60gr. de manteca de vaca (sirve mantequilla)
-10gr. de licor de anís
-4 gotas de esencia de anís
-1 pizca de colorante alimentario amarillo para paella (opcional)
-600gr. de harina de fuerza
-25gr. de levadura prensada de panadería
Preparación:
Echamos en la cubeta de la panificadora todos los ingredientes de la masa, por el orden en el que aparecen en la lista. Iniciamos el programa de solo amasado, que en mi panificadora es el nº 11, y tiene una duración de 20 minutos. Una vez finalizado el programa, lo reiniciamos dos veces más, hasta completar una hora de amasado.
A continuación sacamos la masa de la cubeta y la echamos en una superficie plana untada en aceite, en mi caso la encimera. La dejamos reposar durante 10 minutos y luego la dividimos en dos partes iguales. Cogemos una de las partes y con las manos untadas en aceite formamos una bola y la  trasladamos a una bandeja de horno sobre papel sulfurizado.
Con la otra parte de la masa  procedemos de la misma manera (aunque yo en este caso como hice una mona grande y dos pequeñas, esta última parte la dividí a su vez en dos) y luego ponemos las bandejas de las monas dentro del horno apagado, para que leven, hasta que tripliquen el volumen.
Una vez que las monas hayan levado lo suficiente, las pincelamos con un huevo batido, las decoramos por encima a nuestro gusto (en esta ocasión he utilizado anises de colores y minilacasitos) y las llevamos al horno, previamente calentado a 150º, durante 30 minutos, calor abajo los primeros 15 minutos, y después calor arriba y abajo hasta el final.
Si veis que se  doran demasiado por la parte de arriba le ponéis por encima un trozo de papel de aluminio, y seguís con la cocción hasta que estén listas. Después las sacamos del horno, las dejamos enfriar sobre una rejilla, y terminamos la decoración con algún motivo de Pascua, como pollitos de chenille, conejitos, etc.
Por último las envolvéis y le ponéis un lazo y listas para regalar :-)
Y nada más por hoy. Feliz domingo de Resurrección a todos!!!
La mona grande
Las dos monas pequeñas
Una mona pequeña lista para regalar
La otra mona pequeña también preparada para regalar
La mona grande con su envoltorio de regalo

jueves, 17 de marzo de 2016

Torrijas



Se acerca la Semana  Santa,  y los escaparates de las pastelerías se llenan del dulce típico por excelencia de estas fechas: las torrijas.
Parece mentira que con unos ingredientes tan básicos como son la leche, el pan, y los huevos surja un postre tan delicioso. Y parece mentira también que algo tan exquisito y fácil de hacer se consuma sólo durante unos días al año, aunque bueno, eso podemos ponerle remedio nosotros mismos... Yo siempre que llegan estas fechas y  hago torrijas, me digo que las tengo que hacer más a menudo, pero luego pasa el tiempo y nunca me pongo a ello. Lo mismo me ocurre con otros postres típicos que también me encantan como las “filloas”, las “orellas” y las flores  de Carnaval, el roscón de Reyes, etc. Por otro lado, hace años que visito blogs de cocina, y tengo tantas recetas pendientes que le faltan días al año para poder hacer todo lo que quisiera.
Esta receta que subo hoy al blog es quizás la más tradicional, pero aparte de ésta, tengo otras dos  recetas  de torrijas, unas que emplean vino para su elaboración en lugar de leche, y otras que descubrí hace poco en un restaurante y  busqué la receta por la red hasta dar con ella. Son torrijas hechas con pan de brioche y caramelizadas. Un postre absolutamente delicioso, que combina la jugosidad de la torrija en sí, con la costra del caramelo que se crea en la superficie, algo verdaderamente sublime. Más adelante subiré ambas recetas, pero hoy vamos con éstas que están también exquisitas.
Ingredientes:    
-1 barra de pan del día anterior
-1 litro de leche
-1 palo de canela en rama
-la cáscara de medio limón
-3 huevos
-azúcar al gusto
-canela molida
-aceite de girasol para freír
Preparación:
En primer lugar tenemos que aromatizar la leche, para ello la ponemos en un cazo al fuego y añadimos el palo de canela y la corteza de limón, procurando que ésta última no lleve nada de la parte blanca porque le da amargor. Cuando la leche llegue al punto de ebullición la retiramos del fuego, añadimos azúcar a nuestro gusto, removemos para disolver y  dejamos en infusión hasta que la leche esté tibia. En ese momento la colamos para retirar la canela en rama y la corteza de limón,  la ponemos en una fuente honda y reservamos.
Aparte cortamos el pan en rodajas de centímetro y medio de grosor aproximadamente, las mojamos bien en leche y dejamos reposar en una rejilla alrededor de media hora.
Mientras batimos los huevos, y ponemos una sartén al fuego con abundante aceite de girasol. Cuando el aceite esté caliente pasamos las rodajas de pan por huevo batido y las vamos friendo hasta que queden doradas por fuera y jugosas por dentro. A continuación las pasamos a una fuente sobre papel absorbente, y cuando hayamos terminado con todas, las colocamos una fuente de servir y espolvoreamos por encima de cada una, una pizca de azúcar y canela molida mezcladas a partes iguales, y listas para llevar a la mesa y disfrutar de un auténtico manjar.

jueves, 10 de marzo de 2016

duelos y quebrantos




“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda...”
Así comienza la obra cumbre de la literatura hispana y una de las mejores obras literarias de la historia: El Quijote,  de manera que en homenaje a su autor, el célebre Miguel de Cervantes, a la Mancha, y a sus gentes, os presento hoy la receta de los “duelos y quebrantos”, un plato típico  de esa región, que ofrecen la mayoría de restaurantes de la zona y suelen servirlos en cazuela de barro. 
Antes del Quijote no se había hecho alusión a esta preparación culinaria en ninguna obra literaria, sí con posterioridad. El origen de los duelos y quebrantos según algunas teorías está relacionado con la muerte repentina de un animal de labor de la época, como las vacas, el burro o el caballo, de modo que los labradores aprovechaban su carne preparando un guiso con ella, y el nombre procede del duelo y el quebranto que el labrador sufría durante su cocinado. En la actualidad los duelos y quebrantos no son sino un revuelto de huevo con chorizo y tocino.
Os dejo ya la receta, veréis que fácil es
Ingredientes (para 4 personas):
-2 chorizos
-400gr. de tocino entreverado curado
-8 huevos (mejor camperos)
-2 dientes de ajo
-aceite de oliva virgen extra
Preparación:
Ponemos una cazuela al fuego y cubrimos la superficie con aceite de oliva virgen extra (no demasiado porque luego el tocino suelta grasa), añadimos los dos ajos laminados y cuando empiecen a dorarse añadimos el tocino entreverado picado en dados pequeños. A los pocos minutos, cuando el tocino haya soltado casi toda la grasa, añadimos los chorizos desmenuzados en pequeños trozos o bien cortados en rodajas muy finas. Rehogamos todo junto durante unos minutos más y a continuación añadimos los huevos previamente batidos y vamos removiendo hasta que el huevo cuaje, cuidando que quede jugoso, no esperar demasiado tiempo porque sino quedaría muy seco. Por último comprobamos cómo está de sal y rectificamos si fuera necesario, y ya está listo para servir.
Como veis es un plato humilde, fácil de preparar y está riquísimo. No se puede abusar porque es muy calórico, pero de vez en cuando no hace daño darse un capricho.

domingo, 6 de marzo de 2016

Premio Litarcichis



Soy todavía una novata en este mundo bloggeril, por eso cuando días atrás me enteré que mi amiga virtual Raquel Galin se había acordado de mí para otorgarme este premio me hizo una ilusión enorme. En parte por ser mi primer premio, pero sobre todo por ser ella quien me lo otorgó, pues aunque no tengo el gusto de conocerla personalmente (de momento) la siento casi como de la familia, ya que a través de su blog: Mi diversión en la cocina, hace partícipes a sus seguidores de aspectos relacionados con su vida cotidiana que te hacen quererla  sin haberla conocido. Pronto te das cuenta que detrás de la pantalla, aparte de una gran cocinera hay sobre todo una gran persona, una mujer sencilla, humilde y generosa.
Si no conocéis  todavía su  blog os invito a que lo hagáis, seguro que os sorprenderá porque tiene recetas muy interesantes. Aparte es muy imaginativa,  y con lo que encuentra por casa enseguida se las ingenia para sacar adelante un plato delicioso... a mí personalmente me ha dado muchas ideas.
Gracias Raquel, eres un encanto!!!

-¿Qué significa BOR? Significa Blog Original.
-Litarcihis: Nombre de la mención a los blogs. 
-Literarios: libros, poesía, relatos y todo tipo de escrituras fantásticas, terror, ciencia ficción...
-Sobre Arte: Pintura, escultura, música, arquitectura, decoración, cocina, cine, teatro...
-Ciencia: Biología, naturaleza, arqueología, física, matemáticas, astrología, botánica... 
-Historia: Todos aquellos que nos hablen de nuestro pasado y recuerden con fotos y escritos todo aquello que la memoria olvida.
-Bloggers: Un premio que es concebido no sólo al blog, sino también al creador que se lo trabaja muchas a veces a diario y lo mima dándole presencia, estética y realce para que quede bonito a simple además de llenarlo con contenido adictivo. 
-Los blogs nominados deben ser de tu agrado y aportarte algo a nivel personal (es indiferente el número de seguidores que tenga). 
-Normas: Agradecer al autor y el blog que te lo concede.
-Publicar  el premio en un lugar visible de tu blog. 
-Nominar al número de blogs que creas conveniente (10 blogs como máximo).
-Comunicar tu nominación a los blogs elegidos.

Ahora viene lo más difícil, nominar a otros blogs,  y como hay algunos bloggers que por falta de tiempo no participan en este tipo de premios en cadena, pues sólo nombraré a dos que me gustan mucho y que creo que les hará ilusión recibirlo, de todos modos si lees esto y quieres el premio, tienes mi permiso para llevártelo a tu blog
Los blogs que nomino son:


martes, 1 de marzo de 2016

Banda de manzana


Después de unos días desconectada por diferentes motivos, vuelvo de nuevo con una receta dulce que os resultará familiar. Se trata de un pastel de manzana, que además de estar delicioso  es muy fácil de hacer.
A mí las manzanas crudas me sientan mal, puede estar el frutero lleno de ellas que  no toco ni la primera..., en cambio cocinadas, bien sea en una tarta, en una compota, y sobre todo asadas al horno, me gustan muchísimo y no me hacen daño.
Esta receta la preparo varias veces, sobre todo en otoño, porque mi vecino tiene un manzano pegado al muro medianero con nuestra finca, y las que caen para nuestro lado las aprovecho yo.  No sabría decir de qué variedad son esas manzanas, pero lo que es seguro es que para este pastel van muy bien porque son algo ácidas, y el contraste de lo ácido con lo dulce es muy interesante.
No me enrollo más y os dejo con la receta
Ingredientes:
-3 manzanas
-1 placa de hojaldre rectangular
-Mermelada de albaricoque ó melocotón
Para la crema pastelera:
-250ml. de leche
-2 yemas de huevo
-1 vaina de vainilla
-Cáscara de medio limón
-25gr. de maicena
-70gr. de azúcar
Preparación:
En primer lugar vamos a hacer la crema pastelera, para ello cortamos la vaina de vainilla longitudinalmente por la mitad, y con la punta de un cuchillo vaciamos los granos y reservamos ambos (vaina y granos). Seguidamente apartamos medio vaso de leche y reservamos también.
La leche restante la ponemos en un cazo al fuego y añadimos la cáscara de medio limón (sólo la parte amarilla, cuidando de que no lleve la piel blanca que tiene debajo porque esa amarga), y los granos y la vaina de vainilla, dejamos que llegue al punto de ebullición y retiramos del fuego. Añadimos en ese momento el azúcar, removemos bien, tapamos y dejamos infusionar durante unos minutos hasta que esté tibia,  para que la leche se impregne bien de los aromas del limón y la vainilla. Después la colamos a otro recipiente limpio,  para retirar la vaina de la vainilla y las cáscaras de limón. Añadimos luego las dos yemas de huevo batidas, y la maicena previamente diluida en la leche que teníamos reservada. Ponemos la mezcla al fuego, y removemos constantemente para que no se pegue, hasta que espese, en ese momento retiramos del fuego, pasamos la crema a un bol, dejamos atemperar, y si no la vamos a usar en el momento, la cubrimos con papel film, y aguanta así un par de días en la nevera, aunque lo ideal es utilizarla en el momento como vamos a hacer nosotros ahora.
Hecha la crema pastelera, solo nos falta montar el pastel, para ello estiramos la plancha de hojaldre, la pinchamos con un tenedor dejando un borde por los cuatro lados de unos dos centímetros aproximadamente. Echamos la crema pastelera en una manga con boquilla rizada, cubrimos el hojaldre con la crema pastelera dejando libres los bordes, y luego colocamos encima las manzanas, peladas, descorazonadas y cortadas en gajos (según se aprecia en la foto) y por último llevamos al horno previamente precalentado, y lo dejamos en la parte central, con calor arriba y abajo a 200º hasta que veamos que está hecho el hojaldre.
Finalmente sacamos el pastel del horno, lo dejamos enfriar sobre una rejilla, cuando esté frío lo pincelamos por arriba con una mezcla de agua y mermelada de albaricoque o melocotón a partes iguales, y ya solo nos queda colocar el pastel sobre una blonda decorativa y estará listo para presentar a nuestros invitados.