viernes, 17 de marzo de 2017

Callos con garbanzos


Antes de que venga el calor, que ya estamos a las puertas de la primavera, os traigo un plato de cuchara, de esos que apetecen cuando hace frío, aunque aquí en Galicia tienen tal aceptación, que en los bares los ponen de tapa durante todo el año. La mayoría los ponen los domingos, o algún día especial. En mi tierra por ejemplo, se celebra un mercadillo todos los miércoles, y en casi todos los bares de la zona ponen ese día una tapa de callos con garbanzos
Este es un plato que me trae muchos recuerdos de la infancia, de cuando los preparaba mi madre para los días de fiesta, porque era un plato que no se consumía un día de diario, sino con motivo de alguna celebración. Éstos de la foto los hice hace un par de semanas, un sábado que vinieron a comer a casa unos primos, y como ya hacía tiempo que no los preparaba les tocó el turno ese día, además tenía una bolsa de garbanzos ecológicos de la localidad zamorana de Fuentesaúco, que había traído de un viaje por esas tierras y estaba próxima a caducar, lo cual ayudó bastante a decantarme por este plato y no otro, y la verdad es que me encantó el resultado. Son unos garbanzos que no se deshacen con la cocción, y además tienen una textura suave y mantecosa muy agradable al paladar. Sin duda, después de probar éstos no compraré otros. Os los recomiendo totalmente.
Si os animáis a preparar en casa este delicioso plato, típico de la gastronomía gallega, vais a necesitar los siguientes
Ingredientes:
-1kg de garbanzos
-1kg de callos
-1kg de pata de ternera
-2 patas de cerdo saladas
-2 chorizos
-1 trozo de panceta curada en el punto de sal
-1 cebolla
-3 dientes de ajo
-zumo de 1 limón
-cominos
-azafrán
-pimentón dulce
-pimentón picante
-sal
-aceite de oliva
-pan rallado
Preparación:
En primer lugar cuando vayáis a la carnicería, pedidle al carnicero que os trocee las patas de cerdo y la de ternera. Luego ya en casa con una cuchilla de afeitar que no haya sido usada, le sacáis restos de pelos que puedan traer, algo que por otro lado ocurre con frecuencia, y luego es muy desagradable encontrarse en el plato trozos de carne con pelos, y obviamente optar por desecharlos es una pena porque es una carne muy rica, tanto la pata de cerdo como la de ternera, además no la regalan, hay que pagarla :)
Luego la noche anterior dejamos los garbanzos a remojo en un recipiente con abundante agua. Y las patas de cerdo en otro recipiente también con agua para que se desalen. Por su parte los callos primero los troceamos y luego junto con la pata de ternera , los lavamos bien bajo el grifo y los dejamos asimismo cubiertos de agua en la olla en la cual los vamos a cocinar, y le añadimos el zumo de 1 limón.
Al día siguiente por la mañana, escurrimos el agua a la olla que contiene los callos y la pata de ternera, añadimos a esa olla las patas de cerdo que dejamos a desalar el día anterior, cubrimos todo de agua (solamente con que cubra es suficiente, no pongáis agua en exceso, en todo caso es mejor luego añadirle si hiciese falta), añadimos también una cebolla cortada por la mitad, 1 cucharada sopera de cominos, y unas hebras de azafrán, y ponemos al fuego. Cuando levante el hervor, bajamos la intensidad del fuego, y dejamos que se vaya cociendo la carne a fuego medio durante 90 minutos, Transcurrido ese tiempo, añadimos los garbanzos que teníamos a remojo bien escurridos, la panceta cortada en trozos, y los chorizos cortados en rodajas, y subimos el fuego hasta que levante de nuevo el hervor, después volvemos a bajar el fuego de intensidad y seguimos con la cocción otros 90 minutos aproximadamente.
Un poco antes ponemos una sartén pequeña al fuego, cubrimos la base con un buen aceite de oliva virgen extra, y añadimos los ajos cortados por la mitad. Cuando los ajos estén dorados, retiramos la sartén del fuego, sacamos los ajos y los desechamos, porque no los necesitamos para nada, solo los utilizamos para aromatizar el aceite, y añadimos una cucharada sopera de pimentón dulce al aceite de la sartén y una cucharadita de las del café de pimentón picante, mezclamos bien y ponemos de nuevo al fuego, añadimos dos cucharones del líquido de la cocción de los garbanzos (el equivalente a un vaso) y una cucharada sopera de pan rallado, removemos todo bien, y echamos el contenido de la sartén a la olla, mezclando bien todos los ingredientes con una espátula de madera. Probamos de sal y rectificamos si fuera necesario, miramos también si tanto la carne como los garbanzos están cocidos, y si es así, apagamos el fuego y dejamos reposar al menos 30 minutos antes de servir para que se asienten los sabores, y si fuera el caso de que todavía no estuvieran cocidos continuamos con la cocción unos minutos más.
Bueno, pues así es como hago yo los callos con garbanzos, un plato muy típico en Galicia, que como veis es muy fácil de preparar, solo se necesita tiempo, pero no es nada laborioso, de manera que los que nunca los habéis probado, os animo a que los preparéis, ya veréis como os van a encantar. 
por hoy me despido. Nos vemos en unos días. Besos

7 comentarios:

  1. ¡Hola Maca! Es cierto que a veces el tema de la fotografía es complicado. Los días grises y la falta de tiempo no ayudan en exceso pero como bien dices lo importante son las recetas y no las fotografías y se nota que tu receta es de lujo ¡menuda pinta!

    Si hasta a mí que los callos no me gustan me están llamando a gritos esos garbanzos con callos.

    ¡Besos mil y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pues empezaré diciendo que nunca los he cocinado, más por costumbre (o falta de ella) que por otra cosa porque gustarme me gustan. Con todos esos avíos que le has puesto el guiso estará para rebañar y confortar el cuerpo en dias frios. A mi me parece que lo has bordado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapísima !!!
    De buena gana me hubiera apuntado a la comida con tus primos, me vuelven loca los callos Maca. Pero en casa nada más que me gustan a mí, así que imagina que no lo hago hace añísimos. Eso si te digo, que cuando los pido en la calle, les encanta mojar sopas en la salsita ¿te lo puedes creer? eso si dicen que les gusta.
    No es la primera vez que me pasa con las recetas de tu blog, ayer precisamente le decía a mi hijo mayor, la gana que tenía de comer callos y hoy traes los tuyos jaja, qué casualidades ¿verdad?
    Por cierto, no encuentro ningún correo electrónico tuyo, quería comentarte una cosita.
    Besotes mi niña, verde de envidia me voy hoy de tu blog.
    Feliz Domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuria
      La verdad es que tengo el blog bastante olvidado, solo me centro en publicar recetas y me olvido de otros detalles. Fíjate que aun no he puesto un índice de recetas, una verguenza a estas alturas ;)
      Me pondré con ello cuando disponga de algo de tiempo, pero mientras para hablar por privado te enviaré un mensaje a tu correo electrónico. Con mucho gusto además!!!
      Un beso inmenso guapa

      Eliminar
  4. No soy mucho de callos, pero lo has explicado de maravilla la receta y con los garbanzos ecologicos deben de estar de muerte. Me ha gustado mucho lo que nos comentabas lo de los mercadillos y eso es ya una tradición en si. Me gusta el ambiente en ellos, y la atmósfera que se respira. En cuanto a la imagen no te preocupes, también hubieras podido sacarle un poquito de partido con algún programa de edición para darle iluminación en postprodución. Pero si no tiene programas de edición de imágenes. Un truquito para esos días de poca luz es poner una o dos lamparitas de mesa y juegas un poquito con luz artificial te ayudara mucho.
    Un beset Maca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paloma.
      Echaré mano de ese truco cuando me vuelva a ocurrir lo mismo.
      Un beso muy grande guapa

      Eliminar
  5. No te quedara un plato de esos para mi? me encanta!!
    Besos

    ResponderEliminar